UDC | Unión Demócrata Cristiana

Unión Demócrata Cristiana

¿Por qué decir NO a la consulta?

 

Porque dentro del proceso de disminución de las libertades y de control de todas las funciones del Estado, que viene poniéndose en práctica desde hace cuatro años, éste es un eslabón más ya que esta consulta pretende dar más poder al presidente y su círculo y lo hace mezclando temas con la clara intencionalidad de distraer la atención del votante de lo que es primordial.

 

Es así que no puede compararse la trascendencia y el impacto de una autorización abierta para que el Presidente y su grupo manejen la justicia, con la prohibición de los casinos en el territorio nacional.

 

No es lo mismo suprimir las libertades de comunicación, información y difusión de las ideas, que disminuir el espectáculo taurino atentando contra arraigados elementos culturales.

 

Debemos decir NO en la consulta para evitar el control de la justicia.

El mismo Rafael Correa ha dicho que pretende “meterle la mano a la justicia” y ha justificado esa acción en base a dos criterios: el viejo y trasnochado recurso de afirmar que la justicia depende actualmente de la partidocracia que ya está desaparecida y el pedido aparentemente ingenuo de “confíen en mi”, cuando quienes se beneficiarán del manejo serán los miembros de su entorno, especialmente el experimentado, en controlar jueces, Alexis Mera, y los cercanos de su gabinete.

 

El fracaso del Consejo de la Judicatura, el desastroso incremento de la delincuencia – en buena parte causado por las posturas y decisiones del movimiento gobernante y el Presidente -, la mala calidad de jueces y fiscales, muchos de ellos producto del actual régimen y la corrupción de ciertos policías, han sido los argumentos para tratar de apropiarse de la función judicial.

 

Nada de eso se compondrá de ser aprobadas las preguntas del referéndum. No hay ningún asidero para considerar como posible un cambio hacia lo mejor y más bien se podrá caer en una manipulación cada vez más temible para beneficiar a unos sin satisfacer las necesidades de justicia de las mayorías.

 

Debemos decir NO en la consulta para evitar la pérdida de las libertades.

 

Insultos a los periodistas y a los medios de comunicación; presión y ataque a todo el que se atreva a manifestar oposición; apropiamiento indebido por parte del Estado de medios masivos que debían ser vendidos para cumplir con las deudas económicas de sus antiguos propietarios; creación de medios impresos de reparto gratuito y ninguna validez en la información; campañas científicas de propaganda a costos millonarios para el país, han sido los elementos definidores de la actitud de Correa y su Gobierno frente a la comunicación y particularmente al periodismo.

 

Ahora quiere ahogar a la empresa periodística, para que nadie aspire ni pueda invertir en esa área, dejando libre el camino a la propiedad estatal de los medios. ¿Se puede imaginar un Ecuador donde todos los canales y sus noticieros sean como los de Gamavisión o de TC?

 

Pero más aún, la pretensión de crear un ente regulador de contenidos, raya en la declaración dictatorial más burda. Una cosa es calificar las programaciones de entretenimiento para recomendar a los padres de familia su uso; una cosa es tratar de limitar la violencia y el sexismo en las programaciones y otra muy distinta es pretender regular los contenidos noticiosos y de opinión.

 

La experiencia del 30 de septiembre del 2010 cuando una sola visión, la oficial estuvo por horas en todas las pantallas del país nos debe hacer meditar en lo terrible que resultaría vivir en un país sin libertad de opinión y de información. Más aún cuando ese control podría caer en manos de gente como Rolando Panchana, Doris Solis y Cia, Paco Velasco o María Augusta Calle, para mencionar unos cuantos peligrosos y abiertamente definidos como enemigos de las libertades comunicacionales que coinciden y trabajan para el Presidente y su ya fracasada revolución ciudadana.

 

A propósito de este punto, si fuera cierto el criterio moralizador de los medios al tratar de impedir la violencia y el sexismo, el Gobierno debería haber limpiado de esa programación basura a los canales de televisión en sus manos. Ningún canal trasmite más violencia, sexo y más mal gusto que GAMATV y TC-CANAL 10. Más aún ¿no está el mismo gobierno, por medio de algunos Ministerios, dizque promoviendo el llamado “sexo seguro”, en una campaña de distribución de condones no consultada con los padres de familia y tan mal hecha, como la calidad de los preservativos que reparte indiscriminadamente?

 

La UNIÓN DEMÓCRATA CRISTIANA invita a decir NO en la consulta, 10 veces NO, para evitar la persecución y el odio, para limitar la fuerza y el abuso; para garantizar las libertades, para poder vivir en democracia.
 


Todos los derechos reservados UDC © 2017