UDC | Unión Demócrata Cristiana

Unión Demócrata Cristiana

UNION DEMOCRATA CRISTIANA


RECORDANDO ORIGENES

 

1964

 

Un grupo de jóvenes cuencanos, allá por los inicios de los sesenta se habían dedicado a reflexionar sobre el mundo que les tocaba vivir. Insatisfechos con lo existente decidieron crear un nuevo partido político al cual denominaron Cristiano Demócrata. Fue un intento aislado que les permitió arribar a la Universidad, en Quito, con un sustento que se encaminaba hacia el plano ideológico que pronto encontró coincidencia con el pensamiento de más jóvenes optimistas y resueltos.

 

En Quito, otro grupo de universitarios, nos habíamos dedicado a analizar los partidos políticos vigentes en aquellos años y habíamos sentido que ninguno era respuesta a la realidad que vivía el país. Con una pequeña organización, un círculo de estudios, habíamos empezado a incursionar en la lectura de los pensadores humanistas cristianos y habíamos creído encontrar en ellos las respuestas que buscábamos. Otro pequeño grupo de amigos, unos militantes y otros tentados a serlo, de un partido que pretendía representar los ideales de la corriente demócrata cristiana, se reveló contra los dirigentes de ese entonces y buscó nuevos rumbos.

 

Estas inquietudes eran compartidas por más y más jóvenes: de Guayaquil, de Loja, de Riobamba, de otras ciudades y provincias.

 

Al igual que en toda América Latina, en el Ecuador existía toda una corriente que impactaba en la juventud y la conducía hacia propósitos innovadores en lo político y lo social. Se sentía un impulso generacional trascendente, propio de la década de los sesentas que tanto contribuyó a la transformación de toda clase de estructuras, en todos los campos: social, cultural, religioso, económico y, por cierto, político.

A fines de abril de 1964, estos grupos coincidieron en Quito, se reunieron sin convocatoria previa y pusieron en común sus conceptos, su desengaño frente a lo establecido, sus ilusiones y, sobre todo, su voluntad de cambio. Esta reunión fue denominada PRIMER ENCUENTRO DE LA DEMOCRACIA CRISTIANA DEL ECUADOR y dio ocasión a un segundo encuentro, meses después. en Guayaquil y, en noviembre de ese mismo año, al CONGRESO DE FUNDACIÓN DEL PARTIDO DEMÓCRATA CRISTIANO DEL ECUADOR, con delegados de todo el país y el aval de la Organización Demócrata Cristiana de América – ODCA - representada por el pensador Chileno Carlos Naudón

 

1979

 

Quince años de trabajo, de preparación, de estudio, de diálogos e intentos de activismo político, dieron origen a una generación de dirigentes empapados de la realidad nacional, solventados con la ideología del Humanismo Cristiano y que mantenían viva su voluntad de trabajar por la implantación de esas ideas modernas y revolucionarias, en versión ecuatoriana. El Partido Demócrata Cristiano, ya había participado en comicios locales y colaborado con candidaturas externas a sus filas y con gobiernos que se consideraban cercanos a su signo, ya era una presencia cierta y respetable en la política nacional. Comprendiendo la necesidad de crecimiento y ampliación de sus márgenes de acción, invitó en 1978 a otros partidos y grupos a unirse y formar una gran corriente nacional. No fue posible lograr lo esperado, pero al menos se consiguió la fusión con el llamado Partido Conservador Progresista, ala separada del viejo tronco de ese partido, y con el denominado Movimiento Liberación Nacional.

 

En la Ciudad de Guayaquil nació, en 1979, el Partido Democracia Popular – Unión Demócrata Cristiana, que desde entonces ha sido protagonista de primera línea en la moderna historia política nacional, ya que desde su mismo nacimiento incursionó y con éxito en la alternativa electoral de 1978 – 1979. En los últimos años de democracia formal no ha dejado de estar presente, con definiciones y aportes, en todo momento, en toda circunstancia, pese a todo lo que ha debido festejar y sufrir como consecuencia de sus acciones y omisiones, es decir como consecuencia de su vivencia fundamental.


Una revisión y un aporte

 

En 1996 se da inicio de una tercera etapa de recuperación ideológica y humana, cuando la UNION DEMOCRATA CRISTIANA se presenta al país con cuadros frescos y una ideología permanente si, pero renovada en su aplicación de acuerdo a las realidades y demandas del tiempo que vivimos. Frente a la desilusión política que parece extenderse en todos los sectores de la sociedad es necesario coincidir con las palabras de Gutenberg Martínez, ex Presidente de la ODCA, “Una gran tarea de los demócrata cristianos es reivindicar la política como la actitud que, por esencia, se orienta al bien común a través de la acción pública, convertida en vocación de servicio por excelencia”.

 

Desde allí para acá la UNION DEMOCRATA CRISTIANA ha sufrido lamentables reveses y ha tenido grandes éxitos electorales. Su realidad actual será expuesta más adelante.
 

 

*Andrés León
Primer Vice – Presidente
UNIÓN DEMÓCRATA CRISTIANA


Todos los derechos reservados UDC © 2017